Trayectoria de una Bala

Se elevó de entre la pila de cuerpos en la fosa comunal, en dirección a dos pares de manos que repudiaban sostenerlo. Con ejemplar cuidado, los hombres lo cargaron hasta la parte trasera del camión. Manejaron a paso sonámbulo por las calles desiertas, difícilmente evadiendo las ruinas y columnas de humo que se extendían hasta las alturas de un cielo gris. Cada tanto, se detenían a desechar una parte de su lúgubre cargamento; bultos flácidos, fríos, desagradables al espíritu y los cinco sentidos. De regreso en la cabina, se sentían liberados de una angustia que por dentro los había envejecido. 

  Lo abandonaron bocabajo al centro de la calle, recién pasada la catedral de una sola torre sobreviviente, al margen de la plaza principal. Era pequeño, mas extrañamente pesado. Sus cortos brazos colgaban laxos de sus costados, un ente frágil al tacto, doliente a la vista, de un hedor ácido a causa de los tres días y dos noches que había pasado descomponiéndose a la intemperie. Su cuerpo lo dejaron en una posición incómoda; un brazo extendido sobre su cabeza, dos rodillas descubiertas rozando el pavimento y su estómago descansando sobre una cama de escombro. Por debajo de su cabeza, un charco de sangre emergió de su anterior sequía, el líquido escarlata reflejando una versión distorsionada del firmamento. Mientras este último crecía con el transcurso de los días, la gente pasaba inadvertida, demasiado preocupadas por sus propios lamentos. Se fueron conglomerando a sus alrededores, corriendo despavoridos como hormigas luego de que sus filas fueran perturbadas por una fuerza hostil. El charco de sangre pegó huida, achicándose, fluyendo en un arroyo cuyo cauce concluía al ser depositado dentro de una repugnante fisura craneal. 

De esta fisura emergió una solitaria bala. Pedacitos de hueso antes esparcidos a los alrededores reconstruyeron la forma pura de esa joven cabeza.  El niño se puso de pie y retrocedió hacia el callejón al costado de una panadería. Por su lado, la bala surcó por los aires, su trayectoria una línea recta hacia el rifle de un francotirador alemán. Esta flecha de plomo se acomodó holgadamente dentro del cañón, habiendo recogido su casquete en el camino. El soldado de tez clara retrocedió por las calles empedradas, su rifle extrayendo más balas, los receptores de estas mismas volviendo a sus pies, de nuevo víctimas de un terror inconmensurable.

La figura del soldado se perdió en la nube de cuerpos conformada por su pelotón. Uno a uno, los hombres treparon a la parte trasera de camiones verdes con las insignias del reich a los costados, sosteniendo sus rifles con firmeza, las balas —despreciables semillas de la muerte— acogidas en su interior. 

Sieg Heil! exclamaron con furia una vez que todos habían abordado. Los motores rugieron sus canticos estruendosos y pegaron marcha, distanciándose del pueblo. Por horas recorrieron los campos de cultivo, pasando por granjas abandonadas, avistando animales que, antes fieles compañeros domésticos, habían perdido a sus hogares y ahora vagaban inicuos por una Francia en ruinas. A lo lejos escuchaban el sonido de detonaciones en la Tierra de Nadie, tras las cuales surgían chispazos de luz que se retraían hacia el suelo, antes de despegar con dirección a las alturas. En el campamento base, los soldados retrocedieron hacia las trincheras. Arriba en el campo de batalla, disparos anteriormente intercambiados regresaban a sus remitentes. 

Aquella bala previamente teñida por sangre joven recorrió la base de las fuerzas alemanas. Fue removida del interior de su rifle, empacada de un manotazo en una caja de madera, cual sellaron y transportaron en un ajetreo a la fábrica cruzando la frontera. 

Se vio de vuelta en la cinta transportadora, pasando entre los dedos de trabajadoras de la metalurgia quienes se aseguraban de su calidad. Una vez recorrida la prensa y el horno, el resultante compuesto líquido al rojo vivo —antes bala— abandonó su molde en dirección a la caldera, donde se mezcló en una piscina de fuego y sulfuro.

La caldera, habiendo concluido su trayecto hacia la estufa industrial, se situó sobre las llamas que furiosas absorbieron el calor transferido a esa base metálica. 

Un sinfín de objetos fueron expelidos; planchas viejas, monedas, trozos de vara, pesas y resortes que brincaban hacia más bandas transportadoras. Entre estos, uno cuya materia había anteriormente conformado el cuerpo de una bala, manifestó un par de piernas rectangulares, un torso adornado por focos y botones relucientes, dos brazos tiesos y un cubo por cabeza con una mueca en su rostro que se asemejaba a una sonrisa. No era más grande que un libro y a pesar de que había caído víctima del óxido, su cuerpo aún era tan colorido como en esa navidad que lo sacaron de su caja. 

Saliendo de la fábrica, apilado en compañía de tonelada tras tonelada de metal descartado, aquella figura —antes bala— recorrió calles adoquinadas, tomando residencia en un centro de acopio para las fuerzas militares, donde unos días más tarde fue extraído por las manos de una mujer quien cargaba en sus brazos una variedad objetos de plomo. 

Juntos se adentraron a una humilde morada, la mujer colocando su cargamento en los estantes y armarios a lo largo de la casa, para concluir su recorrido en la habitación del fondo. Abrió la puerta de donde provenía un llanto; sentado en el suelo de madera, un niño recibió la figura y la estrujó en un fuerte abrazo, gotas saladas retrayéndose hacia sus lagrimales. La mujer, su madre, eventualmente la soltó y retrocedió fuera del cuarto. 

Con este en sus manos, el pequeño de ojos color zafiro y cabellera rubia como el sol, sostuvo sonriente su preciado juguete en la jovial pureza de la infancia. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s