El Pozole de la abuela

A pesar de los primeros indicios de demencia, el sazón de la abuela aún era espectacular. Toda la familia se deleitó de su pozole. Hasta el perro recibiría una buena porción de huesos y cueros. Se los pusimos en su tazón, pero el rechoncho canino no se ha aparecido. Pensándolo bien, nadie lo ha visto o escuchado desde que llegamos a comer….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s